La Junta protege el “Castañar Gallego” de Hervás

Castanar_del_Valle_del_Ambroz_EDIIMA20150407_0839_5.jpg

Castañar del Valle del Ambroz / http://turismoextremadura.com

Doña Violante, la gallega que la decían (de ahí el sobrenombre de Castañar Gallego), puede descansar tranquila. Su querido castañar de Hervás estará a partir de ahora mucho más protegido. Este martes, el consejo de gobierno extremeño ha aprobado un decreto por el que se declara Paisaje Protegido.

Según la legislación extremeña, los paisajes protegidos constituyen una figura que genera un nivel medio de protección a espacios naturales que tengan valores estéticos, naturales, históricos… Se trata de una figura raramente utilizada ya que hasta ahora solo existía en la región un espacio de estas características, el impresionante alcornocal de Valcorchero, en Plasencia que recibió esa protección en el año 2003. En este caso, la joya del monte público de Hervás no es la encina sino uno de los castañares más espectaculares del sur de Europa.

Peligró durante la desamortización

Cuentan las tradiciones de Hervás que mucho antes de que doña Violante, la gallega, fuera dueña y señora del castañar, merodeaban por este monte gentes de la nobleza e incluso realeza, en época medieval. Luego, llegaron tiempos de la desamortización y ventas de suelo público para llenar las arcas públicas arruinadas.

En pleno proceso desamortizador generado por la ley Madoz, alguien con buen tino legisló que había ciertos parajes de gran relevancia que no se podían vender y en ese pequeño censo de salvación cayó por fortuna el Castañar Gallego de Hervás en 1859, aunque su superficie quedó limitada a 100 hectáreas.

Con algunas dudas y zozobras, el castañar se ha mantenido el uso público durante el último siglo ofreciendo al pueblo sus grandes recursos: la madera, las setas o las castañas. Incluso en los últimos años, y dada la vecindad con el casco urbano, ha dejado espacio para una ermita, una plaza de toros, e incluso para la escombrera municipal.

La madera del castaño ha sido unos de los motores de la economía local con una potente industria del mueble y la cestería. Las setas, cuya recogida es libre para los vecinos, abastecen a casas, bares y restaurantes de la comarca cuando el año llega bueno.

Nuevos tiempos

Junto a esos usos tradicionales, la belleza de ese monte ha abierto ahora nuevas posibilidades para el turismo, las rutas a pie o en bicicleta, entre bosques de castaños, arroyos y gargantas. Rutas como la Chorrera, el Pinajarro, los bosques del Ambroz o la pista de Heidi cuentan ya con legones de admiradores que procuran volver con la mayor frecuencia posible.

¿La mejor época para visitar esos parajes? Cualquiera, pero puestos a elegir, ahora, la época de mayo a julio, cuando el castaño florece, y el paisaje explota de verde y amarillo.

Hervás, “con sus castañares recoletos en la falda de la sierra que hace espalda de Castilla”, en palabras de Unamuno, estará a partir de ahora un poco más protegido al resguardo de su monte, de un castañar declarado Paisaje Protegido.

Enlace a noticia original: http://www.eldiario.es/

Buscar en la web

Conéctate

facebook